Correo Tus Páginas Foros Chat Clientes Altas
 
MEDIO AMBIENTE
 Inicia  > MEDIO AMBIENTE >  Actualidad  

Actualidad
Cambio Climático
Crisis Alimentaria
Contaminación
Agua
Empresa
Energía
Naturaleza
Salud
Transgénicos
Guía de Recursos
Guía del Planeta
Informe Ecomilenio
Recursos
Agenda
Enlaces
Interactivo
Foros
Encuestas
Tus Páginas
Volver a portada
Superficie y atmósfera Estructura Orígenes
Efecto en la tierra: biológico Efecto en la tierra: físico
Noticias La cultura del sol Misiones espaciales
Entrevista a Teodoro Roca

Teodoro Roca
Catedrático de Astrofísica de la Universidad
de La Laguna e investigador del IAC.

¿Cuál es el objetivo del Día Mundial Sol-Tierra?
El objetivo fundamental es atraer la atención del gran público hacia el conocimiento del Sol, la estrella a la que debemos la existencia del Sistema Solar y de toda la vida en la Tierra. También se pretende explicar cómo el Sol influye en el medio ambiente espacial en el entorno de la Tierra y también en su clima. De alguna manera queremos dar a conocer al gran público que estos temas: el estudio del Sol y el estudio del medio ambiente terrestre y espacial, son importantes no sólo para su conocimiento general, sino también para el propio devenir de la vida en la Tierra.

¿Cómo influye en la actualidad el Sol sobre la Tierra?
La influencia del Sol en la Tierra básicamente viene por varias vías: la primera es la emisión de energía que la Tierra absorbe y que produce el ciclo de la vida en la Tierra; es decir, se origina la función clorofílica en las plantas, nosotros estamos calentitos, etc. Pero además de esto también nos envía radiación de una longitud de onda más corta y que es una radiación de tipo más dañino para los seres vivientes en la Tierra. Afortunadamente esta radiación se queda en la capa de ozono que es la que absorbe esta radiación ultravioleta y los rayos X. A parte de esto también nos envía partículas a través de lo que se llama el viento solar. Es decir el Sol va perdiendo materia poco a poco, esa materia la envía al medio interplanetario y parte ella entra en la atmósfera terrestre.

La interacción que se produce tiene que ver con el campo magnético. Tanto el Sol como la Tierra son dos grandes imanes. El campo magnético terrestre actúa como un caparazón que hace que estas partículas que están cargadas eléctricamente en principio se desvíen y no penetren en la Tierra. Sólo las más energéticas pueden hacerlo. Como el Sol cambia el flujo de emisión de partículas con un ciclo de once años, que es cuando emite partículas de muy alta energía (máximo del ciclo de actividad solar), esas partículas tienen mucha mayor probabilidad de penetrar en la Tierra. Es entonces cuando causan toda un serie de fenómenos como las auroras que se pueden observar en los dos polos y a latitudes altas. Al entrar estas partículas interaccionan con moléculas de oxígeno y nitrógeno en la alta atmósfera, y esto es lo que provoca toda una serie de luces en los cielo tanto boreal como austral.

Por otra parte, estas partículas cargadas también actúan negativamente sobre satélites artificiales que nos permiten ver la televisión, conectarnos por Internet o establecer comunicaciones de largo alcance. Además, inducen corrientes en los tendidos eléctricos de alta tensión.

Las investigaciones realizadas hasta ahora han aportado innumerables datos sobre el Sol. ¿Quedan muchas más por realizar para tener un conocimiento fidedigno del funcionamiento de nuestra estrella y de su influencia en nuestro planeta?
El Sol se conoce bastante bien. Sobre todo desde que tenemos satélites y se puede observar con rayos X, ultravioleta o infrarrojos. Por ejemplo: la evolución solar como estrella, yo creo que está bastante bien estudiada. Conocemos cuál va a ser su evolución, en términos astronómicos.

Lo que puede afectar a la civilización humana actual, no es tanto la evolución del Sol como estrella, es decir, hacia gigante roja, etc, sino los cambios que tienen lugar en él a más corto periodo. Y esos cambios están directamente relacionados con el campo magnético solar que tiene las suficientes variables como para que en la actualidad no seamos capaces de poner un modelo para explicar el funcionamiento, mantenimiento y liberación de energía magnética tanto en el Sol como en el Sistema planetario.

De alguna manera, para hacer un símil con los meteorólogos, no somos capaces de predecir cuándo va a haber una explosión o una tormenta magnética solar y cómo puede afectar a la tierra. Por eso es importante estar continuamente observando el Sol y el medio ambiente terrestre. Se trata de almacenar datos suficientes para que, de esta manera, dentro de unas décadas se pueda predecir cuándo va a ocurrir. De esta forma se podrán amortiguar los efectos que pueda tener sobre el medio ambiente terrestre.

¿Cuál es el aspecto del Sol más intrigante hasta el momento?
Uno de los aspectos que más me intrigan es entender bien cómo funciona la producción de energía en el Sol, cosa que aún no tenemos muy clara. Está relacionado básicamente con el problema de los neutrinos solares, una partícula elemental que se produce en la reacción nuclear que transforma el hidrógeno en helio. El problema es que sabiendo, cómo creemos que sabemos, cómo se produce la energía en el Sol y cómo se comportan esos neutrinos, resulta que no estamos midiendo el suficiente número de neutrinos. Es decir, los neutrinos que deberíamos medir en la Tierra producidos en el Sol como consecuencia de las reacciones termonucleares, son menos de los que deberían ser y esto tiene que ver con la forma de producir energía en el Sol o bien con la física asociada con el comportamiento del neutrino.

¿Qué proyectos estáis ahora desarrollando en la Universidad de La Laguna referentes al Sol?
El departamento de astrofísica de la Universidad de La Laguna trabaja íntimamente relacionado con el Instituto de Astrofísica de Canarias y con otras instituciones extranjeras. Aquí tenemos una quincena de investigadores que se dedican a estudiar el Sol y los proyectos que estamos llevando a cabo en este momento van en dos líneas. Uno de ellos es entender el campo magnético solar. Es decir, cómo ser produce, cómo aflora a la superficie solar, cómo se trasmite ese campo magnético al medio interplanetario y cómo llega a la Tierra. También se está trabajando mucho en el diseño de un satélite, propuesto por la ESA (Agencia Espacial Europea), aprobado en sus fases iniciales de diseño conceptual que se llama el Solar Orbiter. Va a ser un satélite artificial que en lugar de dar vueltas alrededor de la Tierra va a dar vueltas alrededor del Sol.

Por otro lado también estamos estudiando la estructura del Sol, cómo es el Sol por dentro, cuáles son las condiciones físicas que imperan en la zona donde se produce la energía y cómo esa energía se transmite hacia la superficie. Es decir, problemas de estructura solar que estudiamos utilizando la técnicas de sismología (heliosismología). De esta forma hemos participado construyendo instrumentos que están volando ahora en la sonda SOHO.

¿Cuál es la participación española en los proyectos internacionales de investigación del Sol?¿Piensan que España colabora suficiente a nivel internacional en este aspecto?
Creo que la investigación en general en España está infravalorada e infradotada. El ciudadano de a pie valora poco la investigación en cualquier campo, en física solar y en astronomía, por supuesto, pero tampoco la valora en otras áreas que podrían quedar más cercanas como podría ser medicina, bioquímica o genética. La prueba está en que nuestros políticos no le hacen caso. De hecho somos el país que tenemos menos investigadores por habitante del entorno europeo. Esto explica un poco el hecho de que los estudiantes que vamos formando cuando salen a universidades extranjeras a especializarse un poco más, se quedan allí. No somos capaces de generar trabajo para que ellos puedan volver y desarrollar su técnica en nuestro país.
 

Arriba
 
medioambiente@inicia.es | publicidad@inicia.es
   

© 1999-2001 Inicia Comunicaciones, S.A. (Grupo PRISA)
Todos los derechos reservados.
Aviso Legal